Relajación

Es un método que favorece un estado corporal más energético a la vez que permite reconocer la unión íntima entre tensión muscular

y estado mental tenso, mostrando con claridad como liberar relajación4uno, implicando liberar el otro.

Todo el cuerpo percibe una mejoría, una sensación especialmente grata tras el entrenamiento en relajación progresiva y con la práctica la sensación se intensifica.

Progresiva significa que se van alcanzando estados de dominio y relajación de forma gradual aunque continua, poco a poco, pero cada vez más intensos, más eficaces.

No es un método breve, ni sus efectos lo son tampoco.

Jacobson nos enseña a relajar la musculatura voluntaria como medio para alcanzar un estado profundo de calma interior, que se produce cuando la tensión innecesaria nos abandona.
Liberarnos de la tensión física es el paso previo e imprescindible para experimentar la sensación de calma voluntaria.

Las zonas en que acumulamos tensión son múltiples, aprender a relajar los distintos grupos musculares que componen nuestro mapa muscular de tensión supone un recorrido por todo nuestro cuerpo, aunque en ocasiones no tengamos información de la tensión que se acumula en estás zonas no deja de ser un ejercicio interesante y sorprendente al mismo tiempo

¿Cómo se hace?

Este método tiene tres fases:

1. La primera fase se denomina de tensión-relajación. Se trata de tensionar y luego de relajar diferentes grupos de músculos en todo su cuerpo, con el fin de que aprenda a reconocer la diferencia que existe entre un estado de tensión muscular y otro de relajación muscular. Esto permite el logro de un estado de relajación muscular que progresivamente se generaliza a todo su cuerpo. Se debe tensionar varios segundos entre cinco y diez minutos y relajar lentamente.

2. La segunda fase consiste en revisar mentalmente los grupos de músculos, comprobando que se han relajado al máximo.

3. La tercera fase se denomina relajación mental. En la cual se debe pensar en una escena agradable y positiva posible o en mantener la mente en blanco, se trata de relajar la mente a la vez que continúa relajando todo su cuerpo.

Estas tres fases pueden durar entre 10 y 15 minutos. No se debe tener prisa.

Esta técnica se puede repetir varias veces al día

Beneficios:

• Reduce el efecto sobre el cuerpo del estrés asociado al desencadenamiento del cáncer y al miedo a la propia enfermedad.

• Activa el sistema inmunológico contra la enfermedad mediante instauración de creencias positivas

• Motiva cambios de actitud, en el estilo de vida y fortalecer el “deseo de vivir”.

• Enfrentamiento y modificación para la desesperanza y el desamparo.

• Evaluación y modificación de las creencias del enfermo con respecto a la enfermedad.

• Ayuda a mejorar los síntomas como: náuseas, vómitos, ansiedad, depresión.

Relaja la tensión muscular, facilita la conciliación del sueño.